martes, 25 de abril de 2017

Nuestro saquito Grobag



Lo de MiniV y el sueño siempre ha sido una relación difícil.
Recuerdo cómo nos costaba dormirla de recién nacida, estábamos horas y horas hasta que se quedaba relajada del todo y, entonces, justo la tapabas y vuelta a llorar. La verdad es que era un poco frustrante, porque, claro, no la ibas a dejar sin tapar...


Luego llegó el verano y el problema ya no era tanto, ya que donde vivimos hace bastante calor y lo que menos apetece es taparse por la noche.
Pero el buen tiempo pasó y, de nuevo, llegó el frío y con él el mismo problema, añadido a que aún dormida se destapaba pues siempre se ha movido mucho. Así tuvimos que buscar una solución...
Yo había visto saquitos para dormir y me pareció una buena opción. Bien, ya teníamos la idea, pero entonces llega el momento de seleccionar cuál de todos compras...
Así que fuimos a una tienda a que nos enseñaran diferentes opciones y, así, es como conocimos la marca Grobag.
Una de las cosas que más nos gusta es que mantiene al bebé a la temperatura idónea durante toda la noche, algo fundamental, su composición es 100% algodón y son lavables a 40ºC.
Existen varias opciones:

  • Con cremallera lateral, para cuando son más pequeñitos.
  • Con cremallera central, para niños que se mueven más (ahora ya sabéis porque el MiniV tiene la cremallera central)
  • De viaje, el cuál se puede colocar fácilmente en cualquier carrito o silla de arnés de 5 puntos.
En cuanto a las tallas, también hay varias, en nuestro caso compramos el de 6 a 18 meses, por lo que nos servirá seguramente para el invierno que viene, aunque esto depende del percentil de cada niño sin duda.


Otra cosa interesante es que existen varios grosores del mismo:
  • 2.5 para usar entre los 16 y 20º (éste es el nuestro).
  • 1.0 adecuado para las siestas o temperaturas cálidas.
  • 0.5 para usar en pleno verano.
Como ya os he comentado, el nuestro tiene un Tog 2.5, y una de las cosas que trae consigo el saco y que es muy útil es un termómetro que mide la temperatura ambiente para saber qué Tog sería adecuado utilizar en base a ella y, luego, por detrás una tabla en la que te recomiendan qué ropa debería llevar el niño o niña dentro del saco en función de esa temperatura... ¡¡para madres primerizas es una pasada!! (La foto no es muy buena, perdonad)



El caso es que estamos tan contentos con el saco que ya tenemos encargado uno para el verano, en serio que ha sido todo un descubrimiento. MiniV duerme muy tranquila en él, y nosotros relajados de saber que no se destapa, que no se tapa la carita con una manta y, sobre todo que duerme a una temperatura constante.
Además se lava de maravilla y ni siquiera hace falta plancharlo. Las cremalleras son muy seguras y están protegidas y tiene apertura trasera por si hay que hacerle algún cambio de pañar... ¡cómo veis estamos encantados!

Un abrazo y feliz semana!!! Este domingo os hablaré sobre nuestro botín del día del libro =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario