martes, 7 de marzo de 2017

El carrito de MiniV *Bugaboo Bee*


La compra del carrito de paseo supone uno de los gastos "fuertes" cuando vas a tener un bebé y siempre te queda incertidumbre el saber si estarás acertando con él o no.

En nuestro caso además, partíamos de cero, ni siquiera éramos conscientes de qué necesitábamos: ruedas todoterreno, capazo homologado para ir en coche, un dúo, un trío... ¡Vamos! que la primera vez que pasamos a preguntar para hacernos una idea en cada pregunta de la dependienta sólo podíamos mirarnos con cara de póker y soltar alguna risa nerviosa... A los que os ha pasado nos entenderéis perfectamente... Por lo que ese día, en vez de tener algo un poco más claro, llegamos a casa nadando en un mar de dudas.



Aunque lo parezca, para unos padres primerizos no es fácil imaginarse la vida con un bebé (bueno, o sí que te la imaginas, otra cosa es que luego se ajuste a la realidad jajajaja).
Así que nos tocó valorar algunos aspectos para empezar a descartar algunos de ellos:

1. Tenemos ascensor.
2. Mi coche es pequeño, con su consiguiente maletero pequeño y me gusta ser muy independiente.
3. No debía pesar mucho, pues una no es que sea muy fuerte (otras cosas buenas tengo :P)
4. Se debía plegar con facilidad.
5. No necesitábamos ningún sistema para el coche pues teníamos claro que MiniV viajaría a contramarcha en un grupo 0-1 (prometo hablaros de ella otro día).

Con estas premisas nos pusimos manos a la obra y llegamos a la conclusión de que el Bugaboo Bee 3 podía encajarnos perfectamente.
Buscamos opiniones en blogs y foros sobre el mismo y lo que leímos nos gustó mucho.

Aún así, estábamos indecisos, especialmente yo, ya que en comparación con los otros carros lo veía pequeño, y no sabía muy bien si que fuera tan compacto iba a ser un problema, sobre todo lo que más dudas me generaba era el tamaño del capazo. Así que un día comparamos la colchoneta del capazo del Bee y del Camaleón y la sorpresa fue que medían prácticamente lo mismo, lo cual me dejó más tranquila... ¡ya teníamos carrito!


Y, ahora que llevamos más de 9 meses con él puedo certificar que ha sido todo un acierto y ha superado nuestras expectativas:

  • Es muy muy ligero, así que no me cuesta esfuerzo meterlo y sacarlo del maletero.
  • Su plegado es muy sencillo y queda bastante compacto, por lo que cabe en mi maletero y prácticamente en cualquier sitio (ya os comenté lo fácil que resultó llevarlo en el AVE en este post)
  • Tiene la posibilidad de regular la altura del manillar. Y, si lo bajas del todo, no hay ascensor que se te resista.
  • A pesar de su ligereza tiene un chasis muy robusto. Nosotros lo plegamos y desplegamos con asiduidad y no hemos tenido ningún problema.
  • Se puede manejar con una única mano fácilmente.
  • La cesta es bastante grande y te permite llevar bastantes cosas en ella.
  • Tiene muchas posibilidades para personalizarlo a tu gusto. Además las capotas de verano cuentan con mosquitera y rejillas de ventilación.
  • El cinturón de la silla tiene cinco puntos, por lo que no tienes que estar metiendo los bracitos del bebé entre arneses.
  • La silla y el respaldo van "creciendo" con el bebé...



Como veis nosotros estamos contentísimos y lo volveríamos a comprar una y otra vez. Como ya os he dicho ni nos planteamos comprar una silla ligera, pues aunque se pliegue más, dudo mucho que vaya a ser más cómoda y manejable que nuestro Bee.

Un abrazo y feliz comienzo de semana =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario