jueves, 12 de enero de 2017

Nuestra primera cesta de tesoros *Elionor Goldschmied*


Hacía días que quería hablaros de esta fantástica actividad con la que tanto disfruta mi peque desde hace algún tiempecito: *Su primera cesta de tesoros*.

¿Qué es una cesta de tesoros?

Bajo este sencillo nombre traducido del original Treasure Basket y diseñado por Elionor Goldschmied, encontramos una propuesta de juego y apredizaje basada en el descubrimiento que realiza el niño o niña al ir alcanzando los diferentes objetos que hay colocados en una cesta explorando sus propiedades uno a uno.

¿Para qué edad es apropiado?

Esta propuesta de juego es altamente recomendable entre los seis y diez meses aproximadamente, es decir, cuando el peque sea capaz de permanecer sentado, pero aún no realice desplazamientos que le permitan ir descubriendo los objetos y los espacios por sí mismo.

¿Qué puede contener una cesta de tesoros?

En este punto es fundamental e importantísimo que la selección sea cuidada, ya que la idea es que los peques jueguen por sí mismos sin que los adultos intervengan (lo que no impide sentarnos a su lado a disfrutarlo), por eso conviene que sean objetos seguros, con tintes naturales, sin peligros, no debemos olvidar que es ahora cuando todo acaba en la boca, ¿verdad que sí? Además, como estamos hablando de exploración, es fundamental que los objeto que pongamos sean sensorialmente diferentes: de madera, de plástico, telas, de textura rugosa, de metal... Seguro que hay cosas que tenemos en casa que pueden servirnos, no olvidéis que el concepto de "tesoro" infantil, dista bastante del del adulto, y, sino podemos comprarlo sin problemas.
En la propuesta que le he hecho a mi peque para comenzar, no he sido muy purista, ya que la teoría dice que deben ser al menos 20 objetos y que entre ellos no debe haber ningún juguete, y como veréis yo no he hecho ni una cosa ni la otra, pero mi idea es ir ampliando poco a poco la actividad cambiando los materiales en función de los intereses de la peque y conforme vaya creciendo.


Así, hoy por hoy tenemos lo siguiente dentro de la misma:
  1. Utensilios de cocina de madera que compré en Ikea y cuchara para miel de la tienda Casa.
  2. Rodari pequeño de madera de Me by Selecta que compramos en Faules.
  3. Mordedor Jirafa Sophie de Amazon.
  4. Conchas de alguno de nuestros viajes. Importante que sean bastante gruesas para que no se rompan y que estén bien lavadas.
  5. Pelota Montessori comprada En la cesta de Caperucita.
  6. Muñeca Waldorf super suave hecha a mano por Pitica´s Dolls.
  7. Cucharón de plástico. Éste no recuerdo dónde lo compré, pero hay en muchos sitios.
  8. Rulos para el pelo que también tenía por casa.
  9. Llaves de madera de PlanToys compradas en Fabre.
  10. Piezas pequeñas del arcoiris doble de Grimm´s de En la cesta de Caperucita.
Más adelante os iré contando como poco a poco la vamos transformando y llenando de materiales más naturales para pasar de una manera paulatina al juego heurístico conforme la peque vaya comenzando a desplazarse.

¿Cuándo acaba el juego?

Pues es muy sencillo, cuando el peque deje de explorar los objetos que contiene la cesta. Aún así, los adultos no debemos dar por finalizada la actividad hasta que el material esté recogido intentando que el niño o niña lo entienda desde el principio como parte indispensable de la actividad. Por ello, podemos decir que la falta de interés por la actividad es el preludio al fin de la actividad, que se dará cuando el material esté recogido y colocado en su lugar.



Espero que os haya gustado nuestra adaptación. Un abrazo y feliz jueves!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario