jueves, 20 de abril de 2017

La mesa de luz de MiniV

Si tienes una madre maestra con amigas supermaestras y que, además de serlo, valen un valer como personas, pues te puedes encontrar con que aún no has nacido y ya tienes una mesa de luz... ¡cómo le ha pasado a #miniV!


Pero, ¿qué es una mesa de luz?

Las mesas de luz se engloban dentro del enfoque Reggio Emilia, en el que el niño o niña aprenden lo que experimentan, por ello, algunos expertos la denominan la pedagogía del asombro.
Una mesa o cajón de luz en sí mismo sólo tiene la capacidad de emitir luz, y, es por ello, que para sacarle realmente partido tendremos que hacernos con diferentes materiales.
Hoy en día se pueden encontrar en tiendas especializadas como: jugar i jugar, Kinuma, Mamá Luz..., o incluso en Amazon.
Pero, además, también podemos sacarle partido a cosas que tengamos por casa como puede ser una radiografía o unos macarrones, sin olvidar todas las posibilidades que nos ofrece la naturaleza: plumas, arena, piedras, frutas... Además, poco a poco el niño o niña también irá seleccionando sus propios materiales en función de sus gustos o preferencias. Con esto quiero decir que no hace falta gastar mucho dinero para sacar partido a una mesa de luz, la imaginación y creatividad supondrá, sin duda, un acierto asegurado.



Dentro de las mesas de luz podemos encontrar de diferentes características, de hecho y, como podéis ver, la nuestra además de ser bastante grande y rectangular, tiene un pequeño mando con el que puedes graduar la intensidad de la luz, el color e incluso puedes ponerlo en "modo discoteca", es decir, que vaya cambiando de colores aleatoriamente, ¡casi me muero de la risa con las caras que ponía MiniV con los cambios de luz, sobre todo con el rojo!

Poco a poco os iré mostrando actividades que podemos ir haciendo con nuestros peques en la mesa de luz y que irán aumentando en intensidad y dificultad conforme la peque vaya creciendo.
Ahora, las actividades que hagamos serán de periodos muy cortitos de tiempo, ya que aún es pequeñita para estar mucho tiempo expuesta a la luz, y, eso, que los materiales son de primerísima calidad y nada peligrosos (este es un aspecto fundamental si decides hacerlo tú mismo en casa).


Dentro de poco os hablaré de la primera actividad que hemos hecho, de la cual os dejo un adelanto...

Un abrazo enorme y feliz jueves!!!

lunes, 17 de abril de 2017

DIY Ikea Duktig, la cocinita de juguete de Ikea


Se acerca el cumple de mi pequeña y no puedo creer que el tiempo haya pasado tan rápido, de veras que me parece increíble. Así que, poco a poco (los que me conocéis sabéis que esta expresión más bien en mí sería "rápido a rápido") he comenzado a hacer algunas cosas para que su cumple sea lo más especial posible, ¡que no todos los días se cumple un año!
Y, entre estas cosas está la archiconocida cocinita de Ikea regalo de su tía Vir y con complementos de su abuela Hortensia y tía Lore, algunos aún faltan por comprar.
El caso, es que me apetecía que tuviera un toque especial, algo que la hiciera más suya, más nuestra. Y por eso me puse manos a la obra a buscar algo de inspiración en internet, ¿hay algo que no se pueda encontrar en google?

Y, tras mucho mirar, me decidí por hacerla en tonos verde mint, dorado y algún toque de rosa para que transmitiera dulzura.
Así que en la lista de la compra apuntamos:

  1. Cocinita Duktig de Ikea.
  2. Pintura efecto tiza de color verde menta, de Leroy Merlin.
  3. Pintura en spray color oro viejo, de Leroy Merlin.
  4. Papel de empapelar blanco con topos dorados, de Leroy Merlin.
  5. Plancha de cartón pluma para hacer la pared trasera, de Ofiárea.
  6. Vinilo efecto mármol, de Leroy Merlin.


Una vez que tenemos todos los materiales realizarlo es muy sencillo.

  • Pintamos las piezas de madera que queramos cambiar de color.
  • Pintamos con spray los complementos grises para hacerlos dorados (imprescindible hacer este paso en el exterior).
  • Forramos la pieza de la encimera con el vinilo acabado mármol.
  • Encolamos y pegamos el papel de empapelar en el cartón pluma.
  • Y poco a poco vamos montando nuestra cocinita siguiendo las instrucciones facilitadas por Ikea.


Y ya, simplemente, debemos decorarla a nuestro gusto. Nosotras de momento tenemos:



Y aunque ya he puesto a la peque para hacerle algunas fotos, aún quiero darle una capa de cera especial para pintura a la tiza para asegurar a pintura de los golpes de #miniV y estoy pensando si incluyo una cosita más... ¡aún tengo casi un mes para pensarlo y darle los últimos retoques!

Para acabar os dejo una foto con el antes y el después, ¡esperamos que os guste! Un abrazo enorme y feliz semana!!

domingo, 19 de marzo de 2017

"Toca, Toca: Libro carrusel" El cuento del domingo

Esta semana en "El cuento del domingo" os enseño un cuento carrusel de la editorial Combel titulado "Toca, Toca".
Es el cuento perfecto para bebés de 0 a 24 meses y un acierto seguro.



Los aspectos que más me gustan de él son:

  • Los contrastes de colores. En especial las páginas en blanco y negro me parecen una delicia. Cuando nacemos vemos el mundo de manera borrosa y somos capaces de distinguir el blanco y el negro, es por ello que estas páginas llamarán la atención de los más pequeños de la casa, favoreciendo su estimulación visual.
  • Las diferentes texturas. Por el contrario, el sentido del tacto está bastante desarrollado. No en vano, se recomienda no abusar de las manoplas de bebé, o prescindir siempre que se pueda de los calcetines e incluso de la ropa, para que el bebé pueda explorar el mundo que le rodea desde este sentido. Y, en este cuento, aparecen varias texturas que nuestro bebé tendrá que descubrir.

  • El formato del cuento. Me encanta que sea un libro carrusel, que se despliegue y que, además de ser contado, permita al bebé jugar e interactuar con él.Cada sección del cuento aporta una gama de color, unas texturas diferentes, unas ilustraciones sencillas y bien definidas e incluso alguna sorpresa más, como una ventana para asomarse y poder jugar al cucú-tras.

  • Estimulación de la motricidad. Podemos colocar de diferentes maneras al bebé para que interactúe con él. Cuando son más pequeñitos podemos aprovechar para ponerles boca arriba y estimularles a través de los colores. Conforme vayan creciendo podemos colocarles boca abajo, lo que estimulará al bebé para que levante la cabeza fortaleciendo así sus músculos del cuello. Cuando sean más mayorcitos les motiva a reptar, gatear o desplazarse de otras maneras para acceder a los demás "escenarios" del cuento, así como pueden ir girándolo utilizando sus brazos. Y por último pueden jugar con él y leerlo mientras están sentados.
Espero que os haya gustado el cuento de esta semana y, si es así, no dudéis en compartirlo =)
Un abrazo enorme y feliz semana

miércoles, 15 de marzo de 2017

58 cuentos para regalar el día del padre

El día del padre se acerca y, como buena amante de los cuentos, he pensado haceros una selección con 58 cuentos para que podáis tener un detalle, un detalle que permita que padre e hija o padre e hijo pasen un tiempo precioso mientras juntos se sumergen en la lectura de estos cuentos, ahí está el verdadero regalo, en esa colección de pequeños momentos, en los que el niño o niña es el verdadero protagonista.
En cada título os he dejado un enlace para que podáis leer sobre qué trata y dónde comprarlo online. Aunque, mi consejo, es que vayáis a una librería, disfrutéis de un ratito entre libros y elijáis el que más se adapte al papá y al pequeño o pequeña de la casa.





14. Mi papá.
24. Papás.


30. Papás.
41. Papá.


44. papá.

Espero que os sirva y, si os gusta, no olvidéis compartirlo =)
Un abrazo enorme!!

martes, 7 de marzo de 2017

El carrito de MiniV *Bugaboo Bee*


La compra del carrito de paseo supone uno de los gastos "fuertes" cuando vas a tener un bebé y siempre te queda incertidumbre el saber si estarás acertando con él o no.

En nuestro caso además, partíamos de cero, ni siquiera éramos conscientes de qué necesitábamos: ruedas todoterreno, capazo homologado para ir en coche, un dúo, un trío... ¡Vamos! que la primera vez que pasamos a preguntar para hacernos una idea en cada pregunta de la dependienta sólo podíamos mirarnos con cara de póker y soltar alguna risa nerviosa... A los que os ha pasado nos entenderéis perfectamente... Por lo que ese día, en vez de tener algo un poco más claro, llegamos a casa nadando en un mar de dudas.



Aunque lo parezca, para unos padres primerizos no es fácil imaginarse la vida con un bebé (bueno, o sí que te la imaginas, otra cosa es que luego se ajuste a la realidad jajajaja).
Así que nos tocó valorar algunos aspectos para empezar a descartar algunos de ellos:

1. Tenemos ascensor.
2. Mi coche es pequeño, con su consiguiente maletero pequeño y me gusta ser muy independiente.
3. No debía pesar mucho, pues una no es que sea muy fuerte (otras cosas buenas tengo :P)
4. Se debía plegar con facilidad.
5. No necesitábamos ningún sistema para el coche pues teníamos claro que MiniV viajaría a contramarcha en un grupo 0-1 (prometo hablaros de ella otro día).

Con estas premisas nos pusimos manos a la obra y llegamos a la conclusión de que el Bugaboo Bee 3 podía encajarnos perfectamente.
Buscamos opiniones en blogs y foros sobre el mismo y lo que leímos nos gustó mucho.

Aún así, estábamos indecisos, especialmente yo, ya que en comparación con los otros carros lo veía pequeño, y no sabía muy bien si que fuera tan compacto iba a ser un problema, sobre todo lo que más dudas me generaba era el tamaño del capazo. Así que un día comparamos la colchoneta del capazo del Bee y del Camaleón y la sorpresa fue que medían prácticamente lo mismo, lo cual me dejó más tranquila... ¡ya teníamos carrito!


Y, ahora que llevamos más de 9 meses con él puedo certificar que ha sido todo un acierto y ha superado nuestras expectativas:

  • Es muy muy ligero, así que no me cuesta esfuerzo meterlo y sacarlo del maletero.
  • Su plegado es muy sencillo y queda bastante compacto, por lo que cabe en mi maletero y prácticamente en cualquier sitio (ya os comenté lo fácil que resultó llevarlo en el AVE en este post)
  • Tiene la posibilidad de regular la altura del manillar. Y, si lo bajas del todo, no hay ascensor que se te resista.
  • A pesar de su ligereza tiene un chasis muy robusto. Nosotros lo plegamos y desplegamos con asiduidad y no hemos tenido ningún problema.
  • Se puede manejar con una única mano fácilmente.
  • La cesta es bastante grande y te permite llevar bastantes cosas en ella.
  • Tiene muchas posibilidades para personalizarlo a tu gusto. Además las capotas de verano cuentan con mosquitera y rejillas de ventilación.
  • El cinturón de la silla tiene cinco puntos, por lo que no tienes que estar metiendo los bracitos del bebé entre arneses.
  • La silla y el respaldo van "creciendo" con el bebé...



Como veis nosotros estamos contentísimos y lo volveríamos a comprar una y otra vez. Como ya os he dicho ni nos planteamos comprar una silla ligera, pues aunque se pliegue más, dudo mucho que vaya a ser más cómoda y manejable que nuestro Bee.

Un abrazo y feliz comienzo de semana =)

domingo, 5 de marzo de 2017

Fly with me... Un pequeño detalle para decorar la habitación del bebé.


Hoy os traigo una idea sencilla para usar de decoración en la habitación del bebé.
Consiste en un sencillo cuadro con la frase "Fly with me", porque para mí es eso precisamente lo que ha supuesto la maternidad, una manera de volar al lado de mi pequeña teniendo en cuenta que cada vuelo es diferente, no todos son fáciles y sencillos, a veces se necesita batir bien las alas, otras sirve con dejarte llevar y, sin embargo, en algunas ocasiones parece que has sabido volar siempre. Lo que está claro es que ya no te imaginas como sería tu vida sin volar.


Para hacerlo simplemente necesitamos:

  • Un cuadro RIBBA de Ikea.
  • Un sello con forma de mariposa. En mi caso aproveché uno que carvé yo misma en un curso que hice una mañana de sábado con la increíble Pat de Paspartu.
  • Unos sellos con las letras del abecedario.
  • Una cartulina blanca.
  • Tintas de diferentes colores en función de los tonos que queramos que tengan nuestras mariposas. 
  • Una mariposa hecha con papiroflexia. El tono dependerá de los que hayamos elegido para hacer el cuadro.
  • Pistola de silicona.


La manera de realizarlo es muy sencilla. Estampamos las mariposas sobre la cartulina blanca. Mientras se seca montamos y estampamos la frase en el marco de cartulina que trae el propio cuadro RIBBA. Así mismo, pegamos allí la mariposa y montamos todo.


Pues bien, sólo nos queda aprender a hacer las mariposas, y, para ello, os he preparado un minivídeo, ¡ya veréis qué sencillo es!


Un abrazo enorme y gracias por leerme.

martes, 28 de febrero de 2017

Recuperación del embarazo y el parto en MAMIfit

MiniV y mamá preparadas para la Master Class de Carnaval en la que se podía ir disfrazado 

Hace cosa de dos meses, MiniV y yo comenzamos nuestras clases en MAMIfit Zaragoza.
Como algunos ya sabéis, soy maestra de educación infantil, pero este año estoy de excedencia por cuidado de hija y me apetecía buscar alguna actividad para compartir con mi bebé y, cuando encontré ésta en Facebook me pareció una posibilidad muy buena de recuperar un poco el cuerpo tras el embarazo y el parto, así como compartir unos momentos con mi bebé.

No os negaré que antes de apuntarme tenía mis dudas sobre cómo iba a estar mi peque, si me dejaría seguir las clases o sería "tirar el dinero"... Pero bueno, allá que nos lanzamos.

Nos pusimos en contacto con Elena (que es un encanto), y ella nos explicó que podíamos probar la primera clase sin compromiso, así como nos informó de los diferentes horarios y centros asociados que tenían, ¡siempre intenta hacerte la cosas lo más fácil posible!


Tras pensar en la cercanía desde casa y teniendo en cuenta que necesitábamos aparcar el coche con facilidad nos decantamos por las clases en el gimnasio Virgin Active, ya que te ofrecen la posibilidad de tener tres horas de aparcamiento gratuito, ¡una cosa menos!
Al haber elegido ese espacio Ana sería nuestra profe, ¡y también es un encanto!

El primer día, antes del comienzo de la clase me hicieron una serie de preguntas para saber si había tenido alguna complicación durante el embarazo, el parto o el postparto, así como evaluaron el estado de mi "faja" abdominal para tenerlo en cuenta a la hora de entrenar y ya nos pusimos al trabajo.

Aprovechando para mandarle una foto a papá 

Lo primero fue colocar a MiniV en algún sitio seguro en el que poder jugar con los juguetes que le había llevado. Aquí es donde está otra de las cosas que más me gusta de ir a MAMIfit, y es que la peque juega con otros bebés mientras mamá hace los ejercicios.
Además, como se alternan ejercicios en los que los bebés también participan pues eso los tranquiliza muchísimo.
Por ejemplo bailamos mientras los porteamos o hacemos ejercicios de relajación con ellos, ¡son momentos muy bonitos! Vale que yo soy una sensiblona, pero lo son de verdad, es un tiempo de calidad que tienes con tu bebé.
También, cuando realizamos ejercicios de suelo puedes colocarlos al lado de tu colchoneta para que estén más tranquilos, e incluso acariciarlos mientras estás haciendo lo que corresponda.


MiniV relajada al acabar la clase

Pero, claro, también hay ratitos en la clase en las que nos toca trabajar duro a las mamás y hacemos circuitos, body balance, tonificación..., dependiendo del día, lo que nunca falla es nuestra buena sesión de abdominales hipopresivos, ¡es increíble! ¡yo he descubierto zonas de mi tripa que ni sabía que tenía! Y, menos aún que pudiera moverlas jajajajaja
Como os decía Ana es un encanto, y si en estos momentos algún bebé no se calma intenta hacerlo ella para que puedas seguir la clase, mientras sigue guiándonos en los ejercicios, así como realizando las correcciones pertinentes.

Ya podéis leer que para nosotras está siendo una actividad muy enriquecedora ya que nos ponemos en forma y divertimos muchísimo, por eso se recomiendo a todo el mundo. Así que, si os interesa, no dejéis de poneros en contacto con Elena a través de su email elena@mamifit.es o su número de teléfono 669206775

Un abrazo y feliz martes

viernes, 24 de febrero de 2017

DIY: Candy Baby, disfraz de caramelo para bebé



Este año fueron los primeros carnavales de la peque. Los que me conocen saben lo que me gusta a mí un disfraz, así que no pude evitar hacerle uno acorde con el tema del que iban a ir disfrazados en el cole "Charlie y la fábrica de chocolate".
Sin embargo, el tiempo se me echó un poco encima y me encontré, el día de antes sin tener claro cómo se lo iba a hacer, por lo que me tocó tirar de materiales que tenía en casa y aprovechar las minisiestas de MiniV para ponerme a ello.


Lo primero que hice fueron los dos caramelos, uno para la cabeza y otro para el bodie. Para ello recorté tiras de goma eva morada y blanca (hubiera quedado más bonito con otros colores, pero era lo que había...). Una vez recortadas las enrollé sujetándolas con mi amada cinta de doble cara (¿no sabéis que no hay nada que una maestra de infantil no pueda solucionar con celo?).
Después aproveché unas bolsas transparentes y unos trozos de cinta morada que tenía del detalle del bautizo para envolverlos y que diera más la sensación de caramelos.
Para pegarlos a la tela tuve que sacar la "artillería pesada" y utilizar la pistola de silicona para que no se cayeran y quedaran bien pegados.


 Para la falda utilicé retales que tenía de tul fuxia y fieltro rosa palo. Con ellos fui haciendo tiras que anudé a una goma para hacer una especie de tutú. Para decorarlo un poco más le pegué en el cinturilla unos pompones amarillos y azules cielo que le daban un poco más de vistosidad al disfraz, ya que el caramelo morado me parecía que lo apagaba un poco.
Y... ¡aquí tenéis el resultado!

Este fin de semana me tocará hacer otro para la clase especial que vamos a dar el lunes en MamiFit, espero no verme el domingo haciendo todo rápido y corriendo otra vez...
Un abrazo y feliz Carnaval

viernes, 27 de enero de 2017

DIY: Peg Dolls Waldorf



Como ya os comenté en mi cuenta de Instagram  hace unos días compré para la peque en Tiger unas preciosas muñequitas de madera para decorar que rápidamente me recordaron a las Peg Dolls de la pedagogía Waldorf.



En ese momento sólo había 9 en la tienda, pero yo las cogí por si acaso, y, ¡menos mal! porque mi madre pudo conseguirnos otro día las otras 3 que nos faltaban para tener las 12.
También compré dos de tamaño grande con las que voy a hacer otra cosita que os contaré más adelante.


 Los materiales que he utilizado son muy sencillos:

  • 12 muñecos medianos de madera de para decorar de Tiger.
  • Una caja de 12 colores de pinturas acuarelables de Alpino. Éste es un aspecto importante, ya que, aunque hasta que no sea más mayor no se los voy a dejar a la peque pues prefiero cosas que tengan un tamaño más grande mientras se lleve las cosas a la boca (leer nota al final del post), es importante usar pinturas inocuas. Para quedarme más tranquila, y estar segura de que así era, le escribí un email a Alpino en el que les comenté el uso que les iba a dar y ésta fue su contestación.


  • Y luego también utilicé cera de abeja y aceite de oliva a partes iguales para tratar la madera. Esto lo leí en el blog 3 Macarrons en un post muy interesante sobre como pintar y tratar juguetes de madera en casa. Como allí está muy bien explicado os dejo el enlace directo y podéis leerlo allí.


Como podéis imaginar, pintar nuestras muñequitas con este material es muy sencillo. Simplemente, y como veis en la foto, comencé a colorear con los lápices cada una de las Peg Dolls. Una vez pintadas les daba una capa de agua con el pincel para que la pintura se convirtiera en acuarela y fuera más transparente. La verdad es que quedaron muy pigmentadas por lo que estoy muy contenta con el resultado.
Para algunos colores tuve que hacer mezclas con los colores que tenía, ya que mi caja era sólo de 12, porque aproveché una que tenía por casa.


Una vez pintadas todas, las dejé secar y traté la madera como os he comentado un poco más arriba, ¡la verdad es que quedan preciosas! Y cuando la peque sea más mayor, sin duda colorearemos muchas más cositas de madera de esta sencilla manera.

Nota: Estos muñequitos de madera están compuestos de dos partes pegadas, por ello en la bolsa de embalaje podemos leer que no están recomendadas para niños de 0 a 3 años. Nosotras de momento las usaremos de decoración y mi consejo, es que extreméis siempre el cuidado de estas cosas y leáis muy bien las etiquetas, así como que no dudéis en escribir a las empresas y fabricantes para que resuelvan todas vuestras dudas.

Un abrazo y feliz fin de semana =)

domingo, 15 de enero de 2017

"Cucú-tras de mascotas" El cuento del domingo

Como habéis podido ver, durante las vacaciones de Navidad no he publicado ningún "cuento del domingo".
Bueno, pues ahora, con la vuelta a la rutina retomamos estas recomendaciones con un cuento divertidísimo que Papá Noel trajo a la peque titulado "Cucú-trás de mascotas" de Francesca Ferri.

A nadie sorprende si digo que el juego de "Cucú-tras" es mundialmente conocido y que pocos son los niños que no han jugado alguna vez en su vida, escondiéndose al sonido de "cucú" y descubriéndose con el "tras", y es precisamente ahí dónde reside el éxito de este cuento.


La estructura del cuento se basa en una serie de ilustraciones de animales (en este caso mascotas) cuya cara está escondida bajo una solapa que representa sus manos, y un breve texto a modo de adivinanza que sigue el mismo patrón comenzando por el sonido onomatopéyico que hace el animal más una pregunta ¿quién soy?



De esta manera, también podemos estimular el lenguaje a través de los sonidos, aspecto que me parece muy interesante.
Una vez que el niño o niña ha adivinado el animal o ha hecho su propuesta, destapamos la solapa y aparece un texto con el nombre del animal.
Como podéis ver las ilustraciones son de colores vivos y líneas muy claras y sencillas. lo que hace que el cuento llame mucho la atención visualmente a los más pequeños.

Espero que os haya gustado y... Feliz domingo!!

jueves, 12 de enero de 2017

Nuestra primera cesta de tesoros *Elionor Goldschmied*


Hacía días que quería hablaros de esta fantástica actividad con la que tanto disfruta mi peque desde hace algún tiempecito: *Su primera cesta de tesoros*.

¿Qué es una cesta de tesoros?

Bajo este sencillo nombre traducido del original Treasure Basket y diseñado por Elionor Goldschmied, encontramos una propuesta de juego y apredizaje basada en el descubrimiento que realiza el niño o niña al ir alcanzando los diferentes objetos que hay colocados en una cesta explorando sus propiedades uno a uno.

¿Para qué edad es apropiado?

Esta propuesta de juego es altamente recomendable entre los seis y diez meses aproximadamente, es decir, cuando el peque sea capaz de permanecer sentado, pero aún no realice desplazamientos que le permitan ir descubriendo los objetos y los espacios por sí mismo.

¿Qué puede contener una cesta de tesoros?

En este punto es fundamental e importantísimo que la selección sea cuidada, ya que la idea es que los peques jueguen por sí mismos sin que los adultos intervengan (lo que no impide sentarnos a su lado a disfrutarlo), por eso conviene que sean objetos seguros, con tintes naturales, sin peligros, no debemos olvidar que es ahora cuando todo acaba en la boca, ¿verdad que sí? Además, como estamos hablando de exploración, es fundamental que los objeto que pongamos sean sensorialmente diferentes: de madera, de plástico, telas, de textura rugosa, de metal... Seguro que hay cosas que tenemos en casa que pueden servirnos, no olvidéis que el concepto de "tesoro" infantil, dista bastante del del adulto, y, sino podemos comprarlo sin problemas.
En la propuesta que le he hecho a mi peque para comenzar, no he sido muy purista, ya que la teoría dice que deben ser al menos 20 objetos y que entre ellos no debe haber ningún juguete, y como veréis yo no he hecho ni una cosa ni la otra, pero mi idea es ir ampliando poco a poco la actividad cambiando los materiales en función de los intereses de la peque y conforme vaya creciendo.


Así, hoy por hoy tenemos lo siguiente dentro de la misma:
  1. Utensilios de cocina de madera que compré en Ikea y cuchara para miel de la tienda Casa.
  2. Rodari pequeño de madera de Me by Selecta que compramos en Faules.
  3. Mordedor Jirafa Sophie de Amazon.
  4. Conchas de alguno de nuestros viajes. Importante que sean bastante gruesas para que no se rompan y que estén bien lavadas.
  5. Pelota Montessori comprada En la cesta de Caperucita.
  6. Muñeca Waldorf super suave hecha a mano por Pitica´s Dolls.
  7. Cucharón de plástico. Éste no recuerdo dónde lo compré, pero hay en muchos sitios.
  8. Rulos para el pelo que también tenía por casa.
  9. Llaves de madera de PlanToys compradas en Fabre.
  10. Piezas pequeñas del arcoiris doble de Grimm´s de En la cesta de Caperucita.
Más adelante os iré contando como poco a poco la vamos transformando y llenando de materiales más naturales para pasar de una manera paulatina al juego heurístico conforme la peque vaya comenzando a desplazarse.

¿Cuándo acaba el juego?

Pues es muy sencillo, cuando el peque deje de explorar los objetos que contiene la cesta. Aún así, los adultos no debemos dar por finalizada la actividad hasta que el material esté recogido intentando que el niño o niña lo entienda desde el principio como parte indispensable de la actividad. Por ello, podemos decir que la falta de interés por la actividad es el preludio al fin de la actividad, que se dará cuando el material esté recogido y colocado en su lugar.



Espero que os haya gustado nuestra adaptación. Un abrazo y feliz jueves!!!

domingo, 8 de enero de 2017

Viajar con bebés en AVE

En este mes de diciembre y principios de enero hemos realizado dos viajes en AVE: uno con trayecto Zaragoza-Barcelona en turista y el otro Zaragoza-Sevilla en preferente a la ida y turista plus a la vuelta.


No olvidéis que el billete de AVE Zaragoza-Barcelona incluye el cercanías hasta Plaza Calalunya, simplemente hay que sacarlo en las máquinas correspondientes.

La verdad es que viajar con un bebé supone un cambio en todo y es normal que nos asalten algunas dudas.

¿Tendré que comprarle un billete de AVE al bebé?

No, los bebés y niños menores de 4 años pueden viajar sin necesidad de comprar billete siempre y cuando viajen encima de nosotros y no ocupen un asiento. El "problema" sucede cuando viaja un adulto con más de un niño, ya que no está permitido llevar a más de un niño encima, por lo que habría que comprar un billete extra con tarifa de niño que normalmente suele tener un descuento del 40% sobre el precio habitual.
Sin embargo, pongamos que queréis que vuestro hijo viaje en una silla de grupo 0 dentro del AVE, en ese caso, lo que podéis hacer es comprar un billete para niños de los que os hablaba antes y colocar en él el grupo 0, aunque tened en cuenta que ésta sería una medida de comodidad más que de seguridad, ya que no se puede anclar al asiento del AVE.

La peque descansando en bracitos de mamá camino a Sevilla.
Eso sí, aunque no tengamos que comprar billete para los menores de 4 años, ellos sí que tienen su billete, que debéis imprimir o descargar tal y como hagáis con los vuestros de adulto y que aparecerán en la compra de los billetes de manera normal.
Aunque no hay que llevar ninguna documentación infantil, sí que es cierto, que en caso de que el personal de Renfe necesite verificar que el niño o niña es menor de 4 años os la podrá requerir para certificar su edad como es normal.

¿Dónde y cómo puedo colocar el carrito del bebé?

El carrito del bebé, en principio, debe ir plegado y colocado como un paquete más. Sin embargo, si los asientos H para personas con discapacidad o movilidad reducida están libres, los revisores suelen permitir que coloques allí los carritos abiertos y puedas estar sentada al lado de tu bebé, pero, ésta es una solución supeditada a que estén libres y en ningún caso se pueden reservar esos asientos para este fin.
Nosotros tenemos el Bugaboo Bee, y la verdad es que es una maravilla para viajar pues, una vez plegado, no ocupa mucho espacio y cabe perfectamente en el guardaequipajes.


En el viaje de vuelta a Zaragoza, se dio la casualidad de que íbamos bastantes familias con carritos y, una de ellas, iba con un carro gemelar que no podía meter en ningún sitio. En este caso el revisor permitió dejarlo montado con el freno entre vagón y vagón, pero esto no sé si es una medida que esté permitida e imagino que habría que preguntarlo antes de viajar con un carro de estas características.

¿Realmente merece la pena adquirir un billete turista Plus o Preferente?

Como os he comentado en nuestro primer viaje en AVE a Barcelona fuimos en Turista y en el viaje a Sevilla a la ida en Preferente y a la vuelta en Turista Plus, y se nota bastante la diferencia, sobre todo en cuanto espacio.
A lo mejor no es necesario viajar en Preferente en cuanto a comodidad del bebé se refiere, pero poder disfrutar de unos asientos más amplios sí que marca la diferencia, sobre todo si el trayecto va a ser largo como en nuestro caso que era de casi 4 horas y, en este sentido, los asientos tanto de Turista Plus como de Preferente te permiten esta ventaja.
Si además podéis coger asientos con una mesa en el centro como hicimos nosotros la comodidad es mucho mayor.

La peque durmiendo con su papá.

¿Y si viaja sólo un adulto con el bebé?

La verdad, es que a nosotros no nos ha pasado, pero en caso de que sólo sea un adulto el que viaje con un niño o bebé, podéis solicitar el servicio Atendo de Renfe. Aunque este servicio no está diseñado en principio para este fin, sino para personas con discapacidad o movilidad reducida, si hay disponibilidad puedes solicitarlo también.
En este caso, la ayuda consistiría en que una persona te acompañaría hasta tu vagón ayudándote a subir maletas, carro y lo que necesites, además de colocarlas correctamente en el tren. Y, a la llegada a destino, de nuevo te ayudaría a bajar todo, así como te acompañaría a coger un taxi o autobús.
De nuevo, este servicio dependerá de disponibilidad, aunque, por suerte, la gente suele ser muy amable y en cuanto te ven con el carrito te ayudan a subirlo, bajarlo y lo que haga falta.

¿Qué ventajas tiene viajar en tren para un bebé?

La primera es que reduces los tiempos de viaje en cuanto a avión se refiere, ya que no tienes que estar con antelación para facturar el equipaje, pasar los controles...
Pero para mí, una de las ventajas es que la movilidad es mucho mejor, ya que puedes ir a la cafetería, estar de pie con el bebé en brazos, salir a pasear, poder mecerla de pie para que se duerma...
También dentro del baño del AVE podemos encontrar un cambiador para bebés, aunque, todo hay que decirlo, de cómodo tiene poco o nada, ya que el espacio es muy reducido.


Otra de las ventajas es que en los controles no hay que plegar el carrito ni sacar al bebé, por lo que si está dormidito no hace falta despertarle. Así mismo, éstos son mucho más rápidos que los realizados cuando se viaja en avión.


Para nosotros, ambos viajes han sido muy buenas experiencias, el personal de Renfe ha sido muy amable con nosotros y el resto de pasajeros igual, por eso, sin duda, repetiremos.